“Mens sana in corpore… ¡ni tan mal!” el nuevo libro de Ana Belén Rivero busca mecenas

mens-sana-in-corpore-ni-tan-mal-mecenasAna Belén Rivero tiene nuevo proyecto a la vista, se trata de un libro que se ríe de los estereotipos “perfectos” de belleza que nos impone esta sociedad actual en la que vivimos. Porque para deprimirnos cuando algo de nuestro físico no nos gusta ya tenemos suficiente con nosotros mismos, también necesitamos que alguien nos recuerde que las cosas, en la vida, es mejor tomarlas con sentido del humor. Os dejamos, a continuación, con una muestra de lo que contendrá este proyecto y también os invitamos a que, si os gusta la idea y queréis participar, aportéis una ayuda a esta artista siendo sus mecenas.

Aquí tenéis el proyecto “Mens sana in corpore… ¡ni tan mal!

“Oye ¿para quién es este libro?…


Este libro es para ti…

  • …que has perdido la cuenta de la cantidad de dietas que has empezado y no has terminado.
  • …que has pagado las cuotas de un gimnasio en el que jamás te han visto aparecer.
  • …que tienes que aceptar consejos que no has pedido sobre cómo estarás más guapx.
  • …que cuentas calorías (y los días restantes para que una civilización alienígena aniquile toda forma de vida sobre la tierra).
  • …que le has implorado al universo que una tenia se instale a vivir en tu estómago.
  • …que soportas miradas inquisidoras y comentarios malintencionados por haber tenido la ocurrencia de sucumbir al paso del tiempo envejeciendo y engordando.
  • …que no hay un solo día de tu vida en el que sientas que hay algo en tu cuerpo que no falla.
  • …que por desgracia sabes de qué te hablo en todos los puntos anteriores.

mens-sana-in-corpore-ni-tan-mal

Y no, no es un libro de autoayuda para que te reconcilies con tu celulitis, tu ausencia de definición muscular, tu culo carpeta/panadero, tu genética poco privilegiada, tu metabolismo disperso, etc…,no.

Porque ni yo ni nadie tenemos las claves para ayudarte a ser feliz con lo que se empeñan que entendamos como imperfecciones, pero intentaré hacer que te rías de exigencias estéticas y de los innumerables complejos que nos hemos/nos han impuesto:

carbohidratoparanoia; rutinas de belleza henchidas de potingues que empiezan por el prefijo anti-; smoothies de cosas verdes; la entelequia de la talla 38; yo, runner (sobre todo en redes sociales); depilación cerebral; esas pequeñas sucursales del infierno en la tierra llamadas gimnasios; el thigh gap; ataque-crucero-consolidación-trepanación; ensaladas que cuentan chistes…

Que los gusanos te tienen que caer bien, pero no tanto como para legarles un banquete de tanta calidad el día de mañana”

Deja un comentario